En la Universidad algunos profesores cuentan la típica frase: ·”En el Mundo existen dos tipos de informáticos, los que se les ha estropeado alguna vez el disco duro y los que aún no”. Tras muchos años formando parte del segundo grupo pasé al primero con un poco de mala leche.

Llevaría tiempo con la idea en mente de ponerle dos monitores a mi ordenador. El problema es que por un lado andaba – y ando – justo de dinero y, por otro, que no es muy buena inversión gastarse dinero en mi casi obsoleto Pentium III. Por suerte, se me presentó una oportunidad intercambiando mi Nvidia Geforce II por una ATI Radeon RV100 con dos fantásticas salidas VGA. Al final la Nvidia no le funcionaba pero le dí otra, será por piezas de ordenador viejas 😀

Pues bien, iba yo con un monitor olvidado de la oficina de mi padre, la tarjeta con las dos salidas y, juas, nada más encender mi ordenador, tras unos cuantos intentos fallidos, dí mi disco duro por muerto. Cruel destino.

Por lo menos me ha coincidido la resurrección de mi pobre ordenador con la salida de Slackware 13. Ahora lo tengo recién instalado y, por fin, con dos monitores (ninguno plano  xDDD). Este es el primer post que escribo desde el monitor derecho mientras hago otras cosas en el izquierdo. ¿Para qué servían las teclas alt + tab?.

pD técnica:

Para configurar los dos monitores y conseguir el efecto de escritorio extendido basta agregar en la sección Screen del xorg.conf una línea de forma que quede:

SubSection “Display”
Viewport   0 0
Depth     24
Virtual   2176 864
EndSubSection

Los números son la suma de las resoluciones que queremos en ambos monitores, aunque se puede poner de más creo que ajustandolo ahorramos “algo” de memoria. Después con la aplicación xrandr configuramos la salida de cada monitor. Recomendable leerse el man aunque es relativamente sencillo.

2º pD técnica:

Hoy por hoy sigo sin estar seguro de si el disco duro murió realmente o fue culpa del cable IDE y yo mismo fui quién se cargó la partición intentando reconstruir el arbol de directorios. Igual hasta tengo suerte y algún día recupero los archivos.